El currículum vitae de un vendedor de seguros

El currículum vitae es un documento en el que para su redacción se siguen siempre unas pautas similares.

Debe incluir la información de contacto, la experiencia profesional, la formación académica y las habilidades y conocimientos que sean necesarios para el puesto que estamos buscando.

Aun así, esto no significa que haya un modelo único a seguir. Al contrario.

Es como las personas: todos y cada uno de nosotros tenemos cosas en común, pero a la vez todos somos diferentes.

Por lo tanto, ¿en qué podríamos diferenciar el currículum de un vendedor de seguros al de un diseñador web, por ejemplo?

Los dos cumplirán la misma función, dar información sobre nosotros, pero la forma y el contenido diferirán bastante.

En este artículo nos proponemos explicar las características particulares que debería tener el currículum de un vendedor de seguros, así como unos consejos para que tengas la certeza de que lo estás redactando correctamente y no te dejas nada en el tintero.

Consejos para la Redacción del Currículum Vitae de vendedor de seguros

Ten en cuenta que los reclutadores hacen un filtrado sólo con la primera impresión, ya que tienen que evaluar gran cantidad de información de los diferentes candidatos.

Por tanto, tu candidatura tiene que destacar.

A la hora de escribir el currículum, lo deberías ver como una herramienta de marketing. Al fin y al cabo, te estás vendiendo para ocupar un puesto de vendedor ¿no es cierto?

Ten bien claro lo que ofreces y busca la mejor manera de comunicarlo, adaptándote a las necesidades de la empresa.

No caigas en el error que comete mucha gente: mandar el mismo currículum a todas las ofertas a las que se presenta.

Entonces, a la hora de preparar nuestro currículum para un puesto de ventas, deberíamos responder a la siguiente pregunta:

¿Cómo puedo hacer mi currículum más efectivo?

Lo primero que deberías hacer es eliminar cualquier información que sea irrelevante y centrarte en tu experiencia en ventas.

Y aquí no le des tanta importancia al tiempo que estuviste trabajando y el cargo que tuviste, sino que debes destacar tus logros.

Así que, por favor, deja esta vez la humildad a un lado y expláyate a gusto.

Cuantifícalo todo, recréate en los detalles, rememora esa época de gloria en la que aportaste esos beneficios tan ansiados por la empresa y explica cómo lo conseguiste. En el siguiente apartado te ponemos algunos ejemplos de cómo hacerlo.

Recuerda: no es lo mismo vender cemento a grandes empresas que vender seguros a particulares, pero lo que caracteriza al trabajo de vendedor es que siempre está enfocado a objetivos.

 

Ejemplos de logros para el currículum de ventas

Vamos a ver con algún ejemplo la manera de explicar nuestros logros:

  • Un aumento de ventas:

Conseguí aumentar un 15% las ventas en el periodo X a través de un nuevo sistema que incorporé basado en una selección más exhaustiva del público potencial.

  • Reducir los costes:

Conseguí reducir el coste medio de adquisición de clientes en un 12% a través de un nuevo procedimiento sistematizado de captación basado en email marketing.

¿Ves lo que estamos haciendo?

Fíjate que damos la información justa para despertar la curiosidad del reclutador y que de esta forma nos acabe llamando para que le demos más detalles de nuestros logros en una entrevista.

Incluye en tu currículum habilidades duras y blandas

Es decir, tanto tus competencias específicas en ventas (habilidades duras), como competencias más transversales y que sirven para desempeñarse en varios ámbitos de la vida (habilidades blandas), tales como la comunicación, el liderazgo, la actitud, etc.

Algo que parece lógico, pero que a mucha gente se le olvida: sobre todo, deberías dar prioridad a tus habilidades relacionadas con las ventas (buena comunicación, persuasión, actitud positiva, empatía, proactividad, etc.).

Esto hará aumentar tus probabilidades de éxito en ese primer filtrado que hace el técnico de selección.

Aun así, debemos recordar que tus habilidades y conocimientos se pueden intuir a través de tus logros, por esto no es tan importante explicarlas en profundidad, pero está bien que las incluyas.

Lo que sí sería interesante es señalar que estas habilidades técnicas o funcionales que tienes son “transferibles”. Es decir, que eres capaz de enseñar al resto del equipo tu manera de hacer las cosas, con lo que tus resultados y logros se podrían replicar para el beneficio de la empresa.

Esto aumentaría considerablemente tu oferta de valor.

Básicamente demostrarías que eres el candidato óptimo y tienes el talento para satisfacer las necesidades de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba